lunes, 4 de diciembre de 2017

A+B=C

Visto la cadena de comentarios que disparó el artículo anterior, creo necesario dar algunas aclaraciones al respecto. Primero decir que los Wally tienen una gran capacidad de enfrentar a los humanos con opiniones diferentes ante la resolución de una ecuación común, la liberación de la opresión cabalista. La única forma de ver esto es saliéndose de la caja. 

El independentismo sea el que sea y en el lugar que sea, es una ecuación de varios factores y dos términos. El primero, el termino humano, es el factor principal e inicial de una energía de liberación, una energía muy fuerte pero disgregada entre cientos de miles de factores individuales. El segundo término, es el de los demonios, una energía de manipulación del primer término con un factor único y unificado, el cabalista. 

Esta segunda energía se infiltra en cuanto la primera toma fuerza por la sumatoria de sus partes, se adosa al término principal hasta contaminar el “factor humano” a tal punto, que todos los factores terminen enfrentados y la resolución final sea la que sea, queda supeditada nuevamente al sistema y los Wally. Por tal motivo, toda discusión al respecto es infructuosa y banal mientras la ecuación no sea descompuesta en sus partes para aislar el segundo término. 

Desde un estado de consciencia la resolución es muy simple, porque sólo hay que apartar el segundo término y encontrar el valor de (W) que dará Wally. A partir de ahí habiendo aislado el término corrupto, la resolución es muy rápida porque los factores se unifican en (H) Humanidad.

Ahora, desde un estado de inconsciencia como el actual, antes que la unión del primer término (factor humano) se logre, primero deberá producirse una descomposición total de la ecuación, y por tal motivo, del objeto que representa (país, nación, república, etc). Una vez disuelta en (X) individualidades sin estado que las represente y segundo término que la manipule (factor cabalista), las mismas se agruparán formando un nuevo cuerpo, pero esta vez en unión y libertad. Una ecuación limpia, de un sólo término y millones de factores unificados en una misma intención y propósito, donde A+B será igual a C. 

Ningún acontecimiento puede analizarse sin descomponer su ecuación, y para ello, hay que salirse de la caja, separar los términos y factores, ver cual suma, cual resta, cual multiplica, cual divide, etc., para recién entonces, volver a armarla y poder observar el acontecimiento en su totalidad. Muchas veces me da gracia observar como aquellos que siempre hablan de consciencia, espiritualidad, humanidad, consideración, libertad, justicia, unión, en definitiva “universalidad” sin apegos, discuten sobre independentismo u otro tema relacionado a la ciudadanía o pertenencia a una nación, defendiendo el objeto como si fuera el sujeto. ¿No eran que apoyaban un mundo sin fronteras físicas y mentales? Entonces ¿Qué importa si son catalanes, valencianos, españoles o moros? Al final terminan siendo sumamente incoherentes entre pensamiento, palabra y obra convirtiéndose en lo que critican. 

Tienen que entender que todo acontecimiento forma parte de un proceso, y si un país tiene que fragmentarse antes de volver a unirse limpio de Wally en tantas partes como provincias o estados tenga, pues que se fragmente, porque nosotros seguiremos existiendo en España, Catalaña, Castellana o el nombre que quieran ponerle. Si apuntamos a la Humanidad, estas discusiones deben ser desterradas, porque son producto de nuestra mente infectada por Wally. Los humanos son Humanos y por tal motivo no debieran entrar en temas del ego sino en temas del espíritu, viendo la forma de ejecutar una ecuación limpia y clara, donde más allá del resultado final de la misma, lo que importe sea la Humanidad respetando las decisiones de cada uno como si fueran las nuestras, y logrando así A+B=C


Sektorl
Colaborar con DDLA: https://www.paypal.me/DDLA.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Muchas Gracias por su aporte

Colaborar con DDLA
https://www.paypal.me/DDLA.